Project Description

Ruta 2 (جوج): Una noche en el desierto de Zagora

Día 1. Ait Ben Haddou – Valle del Draâ – Zagora

Saldremos de Marrakech por la mañana con rumbo a Zagora. A lo largo del recorrido hasta llegar a nuestra primera parada, el paisaje que vamos encontrando es especialmente bello, rodeado de un círculo de montañas nevadas como telón de fondo, casbahs y pequeñas aldeas beréberes.

Por el camino pasaremos por el puerto de Tizi-N-Tichka allí realizaremos una primera parada en Tizi-n-Tichka, puerto de montaña que está situado a 2.260 metros de altitud. Este puerto de pastos marca la frontera entre las provincias de Marrakech y Ouarzazate.

Aït Benhaddou es Patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco en el año 1987 y se han realizado varias películas famosas en el lugar.

Después haremos una visita a la Kasbah Ait Ben Haddou la magnífica y mejor conservada kasbah de todo el sur marroquí.

Allí nos dejaremos impresionar por la magnífica fortaleza de tierra y caña, aquí también aprovecharemos para sacar unas impresionantes fotos, es un lugar hermoso para relajarse y tomar el sol. Aquí en Aït Benhaddou vamos a tomarnos un tiempo para visitar el viejo ksar y el pueblo antiguo, donde sólo residen ya algunas familias, es un laberinto de callejuelas que invitan a divertirte y a atravesar un túnel en el tiempo.

Continuaremos el camino a Zagora. Cruzaremos el Anti Altas y veremos el pueblo bereber de Agdz (se pronuncia “Agdés”). Está situada a 69 km de Ouarzazate, Agdz no es una ciudad apasionante. Haremos una breve pausa en esta ciudad administrativa dominada  por la impresionante arista rocosa del Djebel Kissane, que sigue el curso del río a lo largo de cerca de 40 km.

el Valle de Draâ y su palmeral, el último atisbo de vegetación antes de adentrarnos en el desierto.

Llegaremos a Zagora con tiempo suficiente para montar en camello y disfrutar de la puesta de sol en el desierto. El principal interés de la ciudad de Zagora reside en el célebre cartel situado al final de la Avenida Mohammed V, en dirección a Tamegrout, en el que se puede leer “Tombouctu 52 días”.

Las excursiones que pueden hacerse desde esta ciudad, convierten a Zagora en una etapa agradable, sobre todo teniendo en cuenta sus numerosas opciones de alojamiento. Debéis saber que las primeras dunas se encuentran a 26 km. Todavía no estáis en el desierto, sino en un gran centro administrativo que se extiende a lo largo de la avenida Mohammed_V.

¡Dormir en jaima! El momento más esperado


Tras una cena tradicional bereber viviremos el momento más esperado, dormir en una en una auténtica haima bereber, rodeada de kilómetros y kilómetros de arena. Viviremos momentos bohemios paseando por las dunas bajo la luna y un cielo lleno de estrellas.

Día 2. Zagora – Valle del Draâ – Ouarzazate

Al día siguiente, nos despertaremos muy temprano en nuestra jaima para vivir una experiencia inolvidable: ver amanecer en el desierto. Tras haber disfrutado como unos enanos del maravilloso “sunrise” y de los “reflejos del sol sobre las dunas”, como dice Mohammed, nos recibirán en el campamento con un estupendo desayuno beréber. Volveremos a montar en los camellos que nos trasladarán de nuevo al pueblo de Zagora, o bien puedes volver haciendo trekking sintiendo el contacto de tus pies con la arena del desierto.

De nuevo atravesaremos el Valle del Draâ y Agdez para llegar a Ouarzazate.

Aquí en Ouarzazate visitaremos la impactante kasbah de Taourirt declarada declarada Patrimonio de la Humanidad, fue la residencia de otros miembros del clan, el harén y los criados del último señor del Atlas, el señor Thami Al-Glaoui (1.875-1.956).

El interior de esta residencia de la familia del último señor del Atlas, el señor Thami Al-Glaoui, estaba ricamente decorado con maderas talladas y policromas y las habitaciones se comunicaban entre sí con laberínticos pasillos. Impresiona su exterior, de sencillo adobe que realza su grandeza, con unos huecos geométricos como única decoración.

El último señor del Atlas, señor de la guerra que estaba al frente de las tribus de las montañas del Atlas. A raíz del Tratado de Fez de 1.912 sobre la imposición del gobierno colonial francés, estallaron motines y revueltas en Marrakech y en el sur.

La Administración francesa hizo un pacto con Thami Al-Glaoui para conseguir mantener el control. Para ello la Administración francesa le nombró en 1.912 “Señor de Marrakech y en el sur”, derrocando al rey Muhammad V. Se instaló en el palacio durante 40 años, donde gobernó con mano de hierro, hasta 1.955. Al tiempo el rey Muhammad V regresó de su exilio en Madagascar, hecho que provocó una gran humillación para Thami Al-Glaoui quién tuvo que implorar el perdón de su soberano de rodillas y con la cara tocando el suelo. Le fue concedido el perdón, pero murió el mismo año, se confiscaron todos sus bienes y sus hijos fueron encarcelados.

Como curiosidad decir que el palacio deThami Al-Glaoui se puede visitar en la localidad deTelouet.

Actualmente es la sede de una organización encargada de la conservación del patrimonio arquitectónico del sur de Marruecos. Arquitectónicamente es una compleja superposición de muros y torres almenadas que forman una verdadera fortificación. Hay mucho para admirar en esta Kasbah, la entrada es gratuita pero para visitar el interior del palacio se debe abonar una entrada.

Por la tarde partiremos dirección a Marrakech. Podréis comer en Ouarzazate o por el camino. Vuestra aventura en el desierto de Zagora va llegando a su fin, pero todavía os esperan momentos únicos y mágicos que os harán disfrutar de este viaje hasta el último momento.

Llegaremos a Marrakech por la tarde-noche.