Project Description

Ruta 1 (واحد): Marrakech-Merzouga-Marrakech

Tres noches en el corazón del desierto

Día 1. Marrakech – Dades

Tras un sorprendente y suculento desayuno en vuestro Riad nos dispondremos a salir, de la mano de Mohammed, en un confortable 4×4 hacia Ouarzazate. Esta ruta de 198 km, que cruza el Alto Atlas es una de las más hermosas de Marruecos y de paso obligado para llegar a Ouarzazate desde Marrakech.

A lo largo del recorrido hasta llegar a nuestra primera parada, el paisaje que vamos encontrando es especialmente bello, rodeado de un círculo de montañas nevadas como telón de fondo, casbahs y pequeñas aldeas beréberes.

Realizaremos una primera parada en Tizi-n-Tichka, puerto de montaña que está situado a 2.260 metros de altitud. Atención a veces sopla un viento gélido que despeina. Este puerto de pastos marca la frontera entre las provincias de Marrakech y Ouarzazate.

Un poco de historia sobre Tizi-n-Tichka…

Thami Al-Glaoui (1.875-1.956) el último señor del Atlas. Señor de la guerra que estaba al frente de las tribus de las montañas del Atlas. A raíz del Tratado de Fez de 1.912 sobre la imposición del gobierno colonial francés, estallaron motines y revueltas en Marrakech y en el sur. La Administración francesa hizo un pacto con Thami Al-Glaoui para conseguir mantener el control. Para ello la Administración francesa le nombró en 1.912 “Señor de Marrakech y en el sur”, derrocando al rey Muhammad V. Se instaló en el palacio durante 40 años, donde gobernó con mano de hierro, hasta 1.955. Al tiempo el rey Muhammad V regresó de su exilio en Madagascar, hecho que provocó una gran humillación para Thami Al-Glaoui quién tuvo que implorar el perdón de su soberano de rodillas y con la cara tocando el suelo. Le fue concedido el perdón, pero murió el mismo año, se confiscaron todos sus bienes y sus hijos fueron encarcelados.

Como curiosidad decir que el palacio de Thami Al-Glaoui se puede visitar en la localidad de Telouet.

 

Dejamos atrás Tizi-n-Tichka y al señor Thami Al-Glaoui, no por mucho tiempo, para dirigirnos a Ouarzazate, una gran ciudad turística y comunicada directamente con Europa a través de vuelos regulares varias veces a la semana.

Está situada entre dos magníficos Valles: valle del Dra y valle de Dadés. Aquí en Ouarzazate visitaremos la impactante kasbah de Taourirt declarada declarada Patrimonio de la Humanidad, fue la residencia de otros miembros del clan, el harén y los criados del último señor del Atlas ¿Adivináis de quién estamos hablando?

Y por último visitaremos los Estudios de Cine Atlas, el mayor estudio del mundo y es que el desierto, los oasis, las kasbahs y los montes nevados del Atlas ofrecen un telón de fondo inolvidable para las películas épicas.

Después de recorrer 33 km desde Ouarzazate Llegaremos a la magnífica y mejor conservada kasbah de todo el sur marroquí, la kasbah de Aït Benhaddou.

Nos dejaremos impresionar por la magnífica fortaleza de tierra y caña, aquí también aprovecharemos para sacar unas impresionantes fotos, es un lugar hermoso para relajarse y tomar el sol.

Aït Benhaddou es Patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco en el año 1987 y se han realizado varias películas famosas en el lugar.

Aquí en Aït Benhaddou vamos a tomarnos un tiempo para visitar el viejo ksar y el pueblo antiguo, donde sólo residen ya algunas familias, es un laberinto de callejuelas que invitan a divertirte y a atravesar un túnel en el tiempo.

Con la retina aún impregnada por la belleza de Aït Benhaddou, nos dirigiremos al hermoso Valle de las Rosas para pasar la noche en las Gargantas del Dades, donde os espera una rica cena y un buen descanso en vuestro Riad.

Día 2. Dades – Merzouga

Despertamos en las Gargantas del Dades tras el desayuno nos dirigiremos a Merzouga la perla del desierto de Marruecos.

Durante el trayecto haremos una parada para dejarnos embaucar por un frondoso paisaje formado por el magnífico pameral de Todra, así como las Gargantas del Todra.

Donde podremos apreciar el agua cristalina, fresca y limpia. Los acantilados de la garganta son un foco de atracción para escaladores españoles y franceses, actualmente se ha convertido en una enorme escuela. Muchos turistas aprovechan para refrescarse y disfrutar de los bellos paisajes de la zona.

Las Gargantas del Todra tienen 33 metros de ancho, y cuentan con unos acantilados de más de 100 metros de altura a cada lado del río. El río se ha secado, dejando sólo la imaginación para imaginar las poderosas fuerzas de la naturaleza que una vez tallaron esta región.

Las gargantas, aunque están situadas una zona remota de Marruecos, es un destino turístico muy popular y que ha crecido mucho en estos últimos años, equipándose con rutas de senderismo y un camino de tierra en buen estado que los visitantes pueden recorrer, a pesar de que tienen que compartirlo con mulas y otros animales de carga .
Las Gargantas del Todra también es muy visitada durante el verano por los marroquíes que echan el día entero en ella charlando y refrescándose al borde del rio.

Durante la travesía de llegada a las gargantas podréis disfrutar de un magnifico paisaje repleto de palmerales y fértiles campos. También veréis múltiples Kasbahs y poblaciones algunas de ellas en ruinas.

Recomendaciones:

  • Si tienes algún atlas de las estrellas podrás usarlo en Erg Chebbi!

  • Los camellos no son los animales más cariñosos del mundo. Ten cuidado si te acercas a ellos y trátalos siempre con respeto. Y agárrate muy fuerte cuando te montes y desmontes!

Como curiosidad:

Como curiosidad: Erg Chebbi es el desierto más grande de Marruecos, con cerca de 30 kilómetros de longitud y 8 de anchura.

Te sugerimos que aproveches estas bonitas dunas, e intentes subirte a la más alta para poder ver el pequeño desierto. Las montañas que verás de color oscuro marcan la difusa frontera con Algeria. Disfruta de ese momento especial, y si haces una buena foto, nos la envías a nuestro mail, nos encantaría verlas ;-))

Cruzaremos Erfoud, la ciudad de los fósiles, hasta llegar a Merzouga.

Al llegar a Merzouga nuestro guía nos reservará una habitación en un hotel próximo a las dunas anaranjadas de Erg Chebbi, donde poder dejar las maletas,  avituallarnos y descansar un poco antes de montar en camello. Después nos trasladaremos en 4×4 al desierto para recorrer en camello las altas dunas del desierto, dormir en una jaima rodeado de kilómetros y kilómetros de finísima arena, observar en el silencio de la noche un cielo cubierto de estrellas que puedes acariciar con la mano.

Un paseo en dromedario, la puesta del sol en medio de las dunas doradas En el campamento todo está ya preparado para pasar una inolvidable noche bereber: un té de bienvenida, una copiosa cena nómada y pasar una noche en una jaima y disfrutar el magnífico espectáculo de millones de estrellas, bajo la intensa luz de la luna llena.

Día 3: Merzouga-Ouarzazate

Al día siguiente, nos despertaremos muy temprano en nuestra jaima para vivir una experiencia inolvidable: ver amanecer en el desierto. Tras haber disfrutado como unos enanos del maravilloso “sunrise” y de los “reflejos del sol sobre las dunas”, como dice Mohammed, nos recibirán en el campamento con un estupendo desayuno beréber. Volveremos a montar en los camellos que nos trasladarán de nuevo al pueblo de Merzouga, o bien puedes volver haciendo trekking sintiendo el contacto de tus pies con la arena del desierto. Durante el trayecto de vuelta podéis observar plantas tan bonitas como esta, que según me ha explicado Mohammed: “Sale en primavera cuando hay mucha lluvia. Nosotros le llamamos notber (pluma de paloma)”. Si tenéis mucha, mucha suerte podréis incluso ver las pequeñas huellas que ha dejado durante su paseo nocturno, un animal muy simpático, es el suro del desierto.

Al llegar al pueblo nos esperará nuestro guía con su 4×4 para llevarnos  un hotel donde podemos tomar una ducha y a seguir el camino hacia un exótico mercado situado en la ciudad de Rissani.

Daremos un vuelta por el exótico mercado de Rissani (primera ciudad imperial en Marruecos), el mayor mercado en el sur de Marruecos.

“Huele a comino. Huele a cuero recién curtido. Es bullicioso. Cuántas especies de cuánta variedad de color.  Algunos vendedores te intentan jalar a su puesto, a que veas lo que ofrecen, otros esperan una muestra de interés antes de acercarse. Vas caminando y lo haces entre burros, bicicletas, pequeñas carretas, hombres tomados de la mano, mujeres discretas y escurridizas.

Este poblado hace siglos, fue la primera ciudad imperial de Marruecos. En su mejor época era un importante centro de caravanas que unían Sudán, las minas de Sal de Gao y las poblaciones del sur de Mauritania. De hecho, la actual dinastía nació en esta tierra.”

Enlace al Blog “Viaje con escalas”

Seguimos el camino por el fabuloso Valle de el DRÂA. El río Drâa “el río fantasma” nace en el macizo del Atlas, tiene muchas dificultades al principio para abrirse paso entre las montañas, pero a partir de Agdz y hasta Mhami, su exiguo curso de agua riega un oasis de casi 200km antes de perderse en la arena. Con ocasión de las grandes crecidas, este río vuelve a encontrar su antiguo cauce y sus aguas atraviesan el desierto para ir a desembocar al océano. La distancia de 750 km entre Mhamid y la desembocadura en el Atlántico hacen de este “río fantasma” el curso de agua más largo de Marruecos.

Los textos antiguos citan que en sus orillas descansaban los cocodrilos y que la región gozaba de gran prosperidad.

A lo largo del recorrido, es curioso observar como la piel de los habitantes de la región se va oscureciendo. Algun@s son descendientes de los esclavos capturados en el Sudán durante el periodo saadí.

Allí visitaremos la kasbah de TAMNOUGALT, en el corazón de Valle de el DRAA. Esta población tiene una historia fascinante porque hace algunas décadas era la capital de lo que era una república independiente que se alzaba en este mismo lugar, a orillas de este río y era un importante punto comercial. La kasbah, o parte más antigua de ella, ofrece varios lugares que puedes visitar y que son muy característicos de la historia un poco más antigua de esta parte del país.

Después de comer seguimos hasta Ouarzazate, Cena y alojamiento en Riad.

Día 4. Ouarzazate – Marrakech

Despues del desayuno salimos hacia Marrakech por las montañas del Atlas, llegaremos a Marrakech por la tarde. Salimos del desierto Asya Alnif por el Valle del DRÂA, luego cruzaremos las montañas del medio Atlas donde grabaron en Tazzarine la película Babel en el año 2006, allí disfrutaremos de unas magníficas vistas panorámicas.

Llegada a Marrakech por la tarde-noche.